miércoles, 11 de noviembre de 2015

*No sonrías para nadie , sonríe para ti*

La víctima de Llíria y su agresor se habían separaron seis meses atrás.



El hombre que este domingo supuestamente mató a tiros a su exmujer, de 46 años, y a la madre de ésta, de 67, en la localidad valenciana de Llíria, llevaba seis meses separado de la víctima, ha confirmado el alcalde del municipio, Manuel Civera. Según el regidor, la pareja mantenía el contacto a pesar de una orden de alejamiento que pesaba sobre el presunto agresor.
El Juzgado de Violencia sobre la Mujer número 1 de Valencia abrió hace unos meses un procedimiento a causa de una atestado policial abierto después de que Elvira fuera atendida en un centro hospitalario el pasado 5 de abril por lesiones, ha informado el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJCV).
Según el órgano judicial, la víctima se había negado a declarar en un primer momento pero en una segunda comparecencia explicó las heridas como un accidente doméstico y no como una agresión de su pareja. A pesar de su declaración, el juez, de acuerdo con la fiscalía, dictó una orden de alejamiento de 300 metros contra el supuesto agresor, de 41 años. 
Publicidad
Ambos tenían en hijo en común, de tres años, que estaba presente cuando el presunto agresor disparó a media tarde del domingo a bocajarro a su expareja y a la madre de ésta, Magdalena, en plena calle. La dos mujeres acababan de recoger al niño que había pasado un tiempo con su padre. El menor, que salió ileso del tiroteo, ha quedado bajo la tutela de un tío materno por decisión de los psicólogos de la Generalitat y del Ayuntamiento de Llíria.
El Ayuntamiento de Llíria ha celebrado esta mañana un pleno extraordinario en repulsa por el doble asesinato y ha pedido a la sociedad que sea "proactiva" contra este tipo de actos violentos contra la mujer. A continuación se han guardado tres minutos de silencio -dos por Elvira y Magdalena y otro por la tercera víctima en Córdoba-. Además se han decretado tres días de luto y esta tarde hay prevista otra concentración de condena en el municipio valenciano. 
El alcalde Manuel Civera ha leído una declaración institucional de condena de estos actos de violencia contra la mujer y ha enviado las condolencias a los familiares y amigos de las víctimas. Civera ha pedido a la sociedad que sea "proactiva contra cualquier acto de violencia contra las mujeres".El pleno del Ayuntamiento de Llíria ha condenado esta mañana la violencia machista tras el asesinato por parte de un hombre de su expareja en presencia del hijo de ambos y de la madre de esta, que también fue mortalmente abatida a tiros, en una calle de este municipio en la tarde del domingo. El doble asesinato de Llíria se suma a la muerte de otra mujer, también por violencia machista, registrada este domingo en Baena (Córdoba).
Al término del pleno extraordinario, el alcalde ha asegurado que la mujer asesinada a tiros por su expareja junto a su madre, mantenía contacto con el hombre que le disparó seis meses después de haberse separado y pese a la existencia de una orden de alejamiento que pesaba contra él. "No sabemos si era por miedo o por otro motivo pero Elvira lo ha ocultaba", ha dicho Civera.
La Guardia Civil investiga quién era la persona que acompañaba en el coche al presunto homicida de Llíria a dos mujeres. El delegado del Gobierno, Juan Carlos Moragues, durante una visita a las oficinas del Instituto Nacional de Estadística (INE), ha informado de que los hechos ocurrieron cuando el hombre iba a devolver a su madre al hijo de tres años.
Según Moragues, el agresor "iba en un coche, un Renault Escenic, acompañado de otra persona adulta pendiente de identificar" y justo cuando las víctimas iban a irse con el niño, "sacó el revólver y empezó a disparar varios tiros contra las dos mujeres, que fallecieron en el momento".

Identificar al acompañante

El delegado ha informado de que el autor de los disparos "huyó en el coche con su acompañante" y durante la tarde estuvo pendiente de identificación hasta que varios testigos que habían presenciado el suceso lo reconocieron.
"No fue detenido sino que, a través de la intermediación de un abogado, al parecer, quedó con la Guardia Civil y se entregó en la puerta del hospital General de Valencia, muy cerca de donde vive", ha explicado.
Hasta el lugar se desplazó la Guardia Civil y lo trasladaron a la Comandancia de Patraix, donde hoy le toman declaración, pendiente de pasar a disposición judicial.
Moragues ha señalado que "se están realizando diligencias, se le está tomando declaración, se está investigando quién era el acompañante en el coche y tratando de localizar el revólver y el coche en el que llegó a la boca del metro de Llíria, que es donde se produjeron los hechos".
"Una vez se tengan las informaciones y se completen las diligencias y se tome declaración al presunto homicida, pasará a disposición judicial", ha añadido.
El Ayuntamiento de Llíria ha convocado tres minutos de silencio a mediodía en repulsa por la muerte de sus dos vecinas y de otra mujer asesinada en Córdoba y ha declarado tres días de luto en la localidad por el mismo motivo.
El Gobierno valenciano también ha convocado tres minutos de silencio a las puertas del Palau de la Generalitat en señal de condena por el asesinato machista de dos mujeres este domingo en Llíria.
Por su parte, la vicepresidenta y consejera de Igualdad y Políticas Inclusivas, Mònica Oltra, guardará los tres minutos de silencio en el Ayuntamiento de La Vila Joiosa, junto con su alcalde, Andrés Verdú, y la Corporación municipal.
Del mismo modo, la Delegación de Gobierno en la Comunidad Valenciana ha convocado para este mediodía 5 minutos de silencio para condenar los últimos casos de violencia de género.

jueves, 5 de noviembre de 2015


Quiso tomarse la mejor selfie en el techo 

de un tren y murió electrocutada.

Murió queriendo tomarse la mejor selfie del mundo. Una joven rumana se subió al techo de un tren con la idea de tomarse la selfie más original para colocar en su perfil. Sin embargo todo terminó en una tragedia cuando, sin darse cuenta, tocó un cable que la transformó en una bola de fuego, matándola.
Dos amigas se subieron al techo de un tren con la esperanza de obtener una selfie novedosa y especial para colocar en su perfil de la red social Facebook. Anna Urse, de 18 años, se acostó sobre el techo mirando el cielo y levantó un pie. Concentrada en tomarse la foto no notó que sobre ella, muy cerca, había un cable de alta tensión. Al tocarlo con el pie los 27000 voltios del cable se descargaron sobre ella.
Anna se convirtió en una bola de fuego, y la explosión voló del techo a la amiga que se encontraba con ella, de 17 años. La joven disfrutaba mucho tomándose fotos y tenía un particular gusto por las selfies. “Ella sólo quería la mejor selfie del mundo” contó a un diario local su amiga.
Un hombre que pasaba en el momento del terrible accidente por allí corrió a ayudarla, y logró quitarle las ropas que ardían en llamas. A pesar que el hombre arriesgó su vida y rápidamente pidió ayuda no logró salvarla. Anna murió en el hospital poco tiempo después, con graves quemaduras internas.
selfie mortal tren

miércoles, 4 de noviembre de 2015

{Sé fuerte aunque sientas que no puedes mas}

El primer ministro de Rumanía dimite tras la tragedia de la discoteca

El primer ministro rumano, Victor Ponta, ha anunciado este miércoles su dimisión, tras el incendio en un club de Bucarest que se ha cobrado ya 32 muertos. Ayer, miles de personas salieron a las calles de la capital rumana para exigir responsabilidades por lo ocurrido en un caso plagado de irregularidades. El socialdemócrata Ponta, que perdió las elecciones presidenciales en noviembre frente al conservador Klaus Iohannis, estaba ya en una situación muy débil dentro de su partido. Imputado en un serio caso de corrupción de su época anterior a la política, ya había abandonado la secretaría del PSD en julio.
“Presento mi dimisión como primer ministro", ha declarado en una intervención televisada. "Espero que mi dimisión del Gobierno satisfaga a las personas que han salido a la calle”, ha dicho, en referencia a las múltiples protestas contra la corrupción y contra el Gobierno que se han sucedido desde la tragedia del viernes en el Club Colectiv de Bucarest. Los ciudadanos reclaman responsabilidades en las instituciones tras el incendio del local, plagado de irregularidades y sobre el que se cierne las sospechas de corrupción. La discoteca, en la que se celebraba un concierto de rock con unas 500 personas, no tenía permiso para grandes aforos, no disponía de las salidas necesarias y usaba materiales inadecuados de construcción y aislamiento.
Ponta, de 43 años, está imputado por varios cargos de blanqueo de capitales, complicidad para la evasión fiscal "de forma continuada" y 17 infracciones de falsedad documental en escritura pública. Los casos son previos a su época como primer ministro y se remontan a entre 2007 y 2011, cuando trabajaba como abogado en su propio bufete.La salida de Ponta puede dar lugar a un realineamiento político en Rumania, donde una coalición de tres partidos de izquierda forman mayoría en el Parlamento. El presidente Iohannis debe abrir ahora una ronda de consultas con los partidos para proponer un candidato al puesto. Sin embargo, se prevé que los otros dos partidos apoyen un nuevo Gobierno formado en torno a los socialdemócratas.
Pese a este caso, y pese a las continuas reclamaciones, tanto desde la oposición como desde las filas de su propio partido para que abandonase el cargo, este antiguo abogado y fiscal se había aferrado reiteradamente a su silla y había prometido que cumpliría su mandato hasta el final de 2016. Aseguraba que las acusaciones de corrupción eran parte de una campaña para derribarle y dañar al Partido Socialdemócrata. "Yo puedo enfrentar cualquier tipo de batalla política, pero no puedo luchar contra el pueblo", ha dicho hoy Ponta, que previsiblemente permanecerá en su puesto hasta que el presidente designe a un sustituto.
"Alguien tenía que asumir la responsabilidad por lo que ha ocurrido. Esto es un asunto muy serio y prometemos una solución rápida", ha declarado el secretario general del Partido Socialdemócrata, Liviu Dragea, tras la dimisión de Ponta.
En una sociedad donde es poco frecuente salir a la calle a manifestarse, la tragedia del Colectiv ha prendido la indignación contra un sistema y contra unas instituciones que están corruptas desde su misma base. Rumania celebra elecciones locales en junio del año próximo y legislativas en noviembre, y el Partido Socialdemócrate teme que la cada vez más dañada imagen de Ponta y otros escándalos de corrupción de relevantes miembros de la formación le perjudiquen, como ya ocurrió en noviembre, en las elecciones presidenciales.
Irónicamente y de alguna forma, la dimisión de Ponta le estropea un poco su día de gloria a su rival político Klaus Iohannis, anfitrión este miércoles en Bucarest de una minicumbre de países del Este miembros de la OTAN, para hacer frente común ante la pujanza rusa.